Uno de momentos más difíciles para muchas personas con diabetes es cuando el médico o especialista informa sobre el diagnóstico. Muchos no conocen de la diabetes en ese momento, muchos tienen la cabeza llenas de mitos y vienen entonces las preguntas: ¿Por qué a mí?, ¿Por qué me sucedió esto?, ¿Soy yo el culpable de esta situación?, ¿Me voy a morir pronto?, entre tantas otras que son comunes. Es en este momento donde la aceptación y la gratitud es importante.

Luchar contra el negarte a la realidad

Se ha establecido que nuestro primer mecanismo de defensa psicológico es la negación: -¡NO! Es imposible que tenga diabetes, nadie en mi familia la tiene, yo creo que se equivocaron en mi caso. Otro mecanismo de defensa psíquico es la omisión: -Bueno tendré diabetes, pero mientras menos me enfoque en ella, mientras menos piense en eso, mejor estaré. Ambos pensamientos quizás ayuden a afrontar lo que se presenta en ese momento tan difícil como es el diagnóstico, quizás te ayuden a sentirte mejor “en tu mente” por un tiempo, pero tarde o temprano hay que salir de esa etapa y buscar la aceptación, ya que si bien la mente no dirá nada, el cuerpo comenzará a expresarse y a decir que la diabetes está allí presente, contigo, día y noche y si no la controlas, vienen entonces las complicaciones: hiperglucemia, más hambre, ganas de ir al baño, ganas de tomar agua a cada rato, o peor, daño en la vista, en los riñones, infartos, etc.

Ciertamente la aceptación no es nada fácil. ¿Cómo aceptar el agrio desagrado o desilusión que implica esta situación que no podemos cambiar? En este momento tienes dos vías posibles: 1-Resignarte ó 2-Aceptarla. Si la aceptas sin conocerla o comprenderla adecuadamente te estas resignando. Si aceptas que presentas la diabetes, pero no te preocupas, ni te ocupas de manejar la situación y dices “esto es lo que me mandó la vida/el universo/Dios/o quien tu creas” y te repites que eso no lo merecías, no lo deseabas, etc. entonces puedes estancarte y deprimirte.

Aceptar tu situación es importante

Sin embargo, la situación es distinta cuando aceptas plenamente tu diagnóstico. En primer lugar puedes ampliar tu panorama, alzar tu mirada y comprender de qué se trata, y aun cuando no puedas revertir la situación, puedes comprender en un contexto de mayor alcance cómo controlarla y prevenir las complicaciones.

Cuando verdaderamente aceptas la diabetes, comprendes que esta realidad es neutra y no se puede cambiar. Es entonces cuando respetas lo que sucede. Quizás pienses que estas palabras son fuertes, que no es sencillo y lo comprendemos, pero recuerda que lo que convierte una situación en buena o mala es tu interpretación de la realidad.

El que decide ser feliz eres tú, la tranquilidad y la felicidad está en tu mente. Cuando realmente aceptes la diabetes podrás sentir como fluyes con ella y tienes más motivación para buscar soluciones o herramientas que te permitan el cuidado necesario. No debes estresarte demasiado por las situaciones que están fuera de tus manos, no te corresponden, no tienes influencia sobre ellas. Lo que sí puedes hacer es aceptarlas plenamente en tu realidad, motivarte a buscar las acciones que puedes controlar y activar tu creatividad para solucionar los retos que se te presentan día a día.

Evita los sentimientos de culpabilidad

Muchas personas se culpan por su situación, o culpan a los demás, pero te darás cuenta que cuando alcanzas la aceptación y aceptas los “NO” de la vida, estás más cerca del perdón y de la paz interna. Nadie tiene la culpa de la situación. Y te decimos que aunque hay factores de riesgo para la diabetes tipo 2 o aunque hay una relación genética con la diabetes tipo 1, lo que tenemos al final son probabilidades, y siempre hay excepciones.

Hemos tenido casos de personas atléticas, que comen saludablemente y presentan diabetes tipo 2, así como niños en los que nadie de su familia ha presentado diabetes e igual ellos la presentan, en la lotería de la vida en muchos casos no tenemos influencia.

No te culpes, ni culpes a los demás, no te enfoques en lo que debería ser, simplemente aplica la aceptación y el perdón. Cuando la paz interna llegue a ti, entonces será tiempo de aplicar la tercera fase, la gratitud.

Chequea nuestro cuestionario para evaluar como te afecta la diabetes

Mantén un diario de gratitud

La gratitud es un valor humano fundamental, y ha sido uno de los pilares fundamentales de la psicología positiva, que se enfoca en los factores que generan bienestar al ser humano en lugar de orientarse hacia la disfuncionalidad humana. Teniendo esto en cuenta, las investigaciones científicas de los últimos 20 años han demostrado cómo la gratitud tiene un impacto muy positivo en la salud y por ende en la calidad de vida de los seres humanos.

El gran interés que han tenido las publicaciones de autoayuda en este siglo ha permitido el desarrollo de formas concretas y prácticas de desarrollar la capacidad de gratitud, además el auge de la tecnología ha ayudado en la transmisión de estos mensajes, así como las tradicionales reuniones o sesiones grupales.

Una de las técnicas que nos parecen más prácticas y con resultados tangibles es la de llevar un diario de agradecimientos. Así como llevamos un diario con los niveles de azúcar en sangre, donde anotamos el valor cuantas veces nos hayan recomendado, así podemos llevar un registro de los agradecimientos del día. Sigue estos consejos:

  1. Lo primero que debes hacer es abrir tu mente y sentidos para estar atentos a los momentos que vivas o aprecies del día, no necesariamente deben ser grandes acciones, hasta un pequeño detalle puede ser significativo como para agradecerlo. Puede ser si amaneciste con un valor dentro del rango meta de la glucemia o si alcanzaste cualquier otro objetivo del día, puede ser un regalo inesperado, un detalle encontrado en la calle, una sensación placentera que te brinde la naturaleza como sentir la brisa o los rayos del sol, o ver un paisaje hermoso o escuchar el cantar de las aves, puede ser incluso hasta tener una conversación enriquecedora con un desconocido en el transporte.
  2. Luego de identificar esos motivos de agradecimiento debes anotarlos en tu diario, tres al día son suficientes. Escribirlos te hace estar más consciente de ellos, incluso los puedes visualizar a largo plazo y otro reto interesante sería no repetir los motivos de agradecimiento ese mes, de este modo serían 3 motivos distintos de agradecimiento cada día. Busca incrementar tu radar de percepción de motivos de agradecimiento, día tras día captarás más y te asombrarás de tantas cosas por las cuales puedes agradecer.

Ya lo sabes, cuando te sientas muy cargado como las computadoras cuando tienen muchas tareas al mismo tiempo y pienses que estás a punto del colapso, te invitamos a apretar el botón de reinicio a través de la aceptación, el perdón y el agradecimiento. Cambia el cristal con el que estás mirando las cosas, escucha el sonido de la paz interior y sentirás cómo se aligera tu espíritu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here