Las personas con diabetes pueden tener una vida completamente normal, muchas mujeres nos han consultado sobre el tema del embarazo cuando se tiene diabetes, especialmente la diabetes tipo 1. Algunas preguntas frecuentes son ¿Puedo salir en estado teniendo diabetes? ¿Le transmitiré la diabetes a mi hijo? ¿Habrá alguna complicación en el embarazo? Y para dar respuesta a esas y muchas otras inquietudes desarrollamos este post.

Tu bebé puede ser completamente saludable

Todas las mujeres con diabetes pueden perfectamente quedar en estado y obtener un hijo completamente saludable. La evidencia científica señala que el hecho de tener diabetes no hace más difícil el proceso de poder quedar embarazada, lo que si manifiesta es que tan sólo se requiere un óptimo control del azúcar en sangre o glucemia antes y durante el embarazo.

Diabetes Tipo 1 y Embarazo: Como debes cuidarte

El mayor cuido se debe establecer antes de la semana 15 de gestación ya que de esta manera se evitan complicaciones, anormalidades congénitas (debido a que la mayoría de los órganos se forman las primeras semanas de gestación) e incluso se reduce el riesgo de muerte de ambos.

Problemas con un embarazo sin el cuidado necesario

Si la mujer embarazada no cuida de forma adecuada sus niveles de glucemia, es común que dé a luz un bebé macrosómico, es decir que sea muy grande y pesado porque estuvo “sobrealimentado” por tanta glucosa en la sangre. Aunque este niño nazca sin complicaciones, por el hecho de haber sido macrosómico ya tiene mayor riesgo de presentar diabetes y otras enfermedades crónicas cuando llegue a una edad adulta.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que si presentas un embarazo mal controlado en términos de la glucemia, en especial en las últimas semanas de gestación, tienes más probabilidad de requerir una cesárea para dar a luz a tu bebé.

Por otro lado, las complicaciones más preocupantes para los padres son el nacimiento de niños prematuros, es decir, antes del término del embarazo lo cual se hace más probable a medida que el azúcar se incrementa en sangre, y preocupa porque estos niños prematuros presentan frecuentemente problemas para respirar, para ver, también un inadecuado proceso de digestión, en la función del corazón, etc. Que los hace más vulnerables.

Finalmente, la consecuencia menos deseada en la situación de diabetes tipo 1 y embarazo es el aborto espontáneo, que por lo general se da antes de las 20 semanas de gestación.

La importancia del control de la glucemia durante el embarazo

Llegado este punto, se preguntarán entonces ¿Y por qué tanto énfasis en el control de la glucemia? Bueno porque durante el embarazo se ha comprobado que es un poco más difícil mantener controlados los niveles de azúcar en sangre; esto se debe a los cambios en “el efecto” de la insulina en tu cuerpo, o bien, cambios en su absorción y metabolismo, todo esto causa que sea un poco más compleja establecer una adecuado ajuste de las dosis de insulina, en especial en las últimas semanas del embarazo.

Una opción desarrollada por la tecnología de la salud en los últimos años son los sistemas de monitorización continua, con los cuales se puede ver en tiempo real las concentraciones de azúcar en sangre, alejándolas de las hiper o hipoglucemias y por tanto teniendo mejores valores de la hemoglobina glucosilada (HbA1c) y ayudando a que las embarazadas mantengan sus valores dentro del rango recomendado por cerca de 3 horas más cada día.

Ten siempre presente que el mejor cuidado se da si asistes oportunamente con tus médicos tratantes, es común que durante esta etapa requieras de unas visitas más frecuentes al médico, pero es por tu salud y la de tu bebé. Los controles pre-natales y los ajustes en tus niveles de insulina son fundamentales para que tengas un bebé sano.

Si quieres ampliar tu conocimiento en este tema, puedes revisar la página de CDC 

Diabetes Tipo 1 y Embarazo: Importancia de la alimentación durante el embarazo

Otro punto de interés a tener en cuenta antes o en el inicio del embarazo es el consumo de nutrientes esenciales en la mujer embarazada. Nos referimos a un adecuado consumo de proteínas, grasas esenciales (En especial los ácidos grasos omega 3) vitaminas como el ácido fólico y vitamina B12, además de minerales esenciales como el hierro y el calcio. La mayoría se consigue a través de una buena alimentación, un Nutricionista-Dietista podría ayudarte a lograr esta meta, incluso puedes consultar al especialista si necesitas o no de un suplemento o complemento nutricional. Adicionalmente, debes evitar al máximo el consumo de alcohol, cigarrillo y otras drogas durante esta etapa.

El ejercicio es parte fundamental del tratamiento de la diabetes, por lo tanto debes mantenerlo presente durante en una situación de diabetes tipo 1 y embarazo. Por lo general, mantener un buen nivel de actividad física durante el embarazo ayuda a controlar la glucemia y mantenerte en forma luego del embarazo. Las caminatas de por lo menos 30 minutos al menos 5 veces por semanas, son una buena opción para empezar.

Así que ya lo sabes, no tengas miedo, tan sólo necesitas planificar tu embarazo, consultarlo con tus médicos, prepararte para vivir la experiencia y recibir con la mayor alegría a tu bebé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here