El Problema Con El Pan Blanco

Alimentos

La mayoría de la gente sabe que el consumo de pan blanco es menos saludable que comer pan integral porque refinar la harina de la que está hecho el pan blanco reduce su contenido nutricional. Pero lo que mucha gente no sabe es que el pan blanco puede contener residuos tóxicos de los productos químicos para blanqueo que se utilizan para hacer que se vea de un blanco más llamativo.

cortes de baguette francesa

Hay tres tipos básicos de productos hechos de granos cocidos: tortas, pasteles y panes.

Para un diabético tipo 2 todas las tartas y pasteles están fuera del menú, simplemente porque están llenas de grasa y son generalmente muy rociadas con azúcar. El pan sin embargo, es diferente. La mayoría de los tipos de pan se pueden comer por los diabéticos tipo 2. El pan se hace con masa, una mezcla de harina y agua. Puede contener ingredientes adicionales, tales como sal o mantequilla para mejorar el sabor. La masa, por lo general se fermenta y se deja subir, antes de ser horneada.

A diferencia de freír, hornear no requiere de grasa durante la cocción, lo que debería hacer que la comida preparada de esta forma sea atractiva para los diabéticos tipo 2. El problema radica en los ingredientes que te dan en los productos horneados y el tipo de harina utilizada.

Hay esencialmente dos tipos de harina: harina integral y harina refinada. Algunos panes horneados, como pan de germen de trigo, el pan integral y pan de grano entero, están hechos de una mezcla de harinas integrales y refinadas.

Harina integral y refinada

La harina se hace moliendo granos de cereal en pedazos diminutos. Los granos constan de tres partes principales, el endospermo, germen y salvado.

El endospermo es el tejido principal dentro de las semillas. Nos proporciona la nutrición en forma de almidón, proteínas y aceites. El germen es el embrión, la parte reproductiva que germina y crece en una planta. Está rodeado por el endospermo. El germen contiene varios nutrientes esenciales, aunque estos varían dependiendo del tipo de grano. El germen de trigo, por ejemplo, es una fuente concentrada de vitamina E, ácido fólico, fósforo, tiamina, zinc y magnesio, ácidos grasos esenciales y alcoholes grasos. El salvado es la capa externa dura de grano. Es rico en ácidos grasos esenciales y de fibra en la dieta; contiene almidón (el hidrato de carbono más común en nuestras dietas), proteínas, vitaminas y minerales.

La cáscara es la capa protectora resistente que rodea los granos. Tiene que ser eliminada antes de que el grano pueda ser comido. Esto se hace por medio del trillado (golpes) y aventado (soplar lejos los residuos desprendidos de la cáscara).

Los grañones son los granos que quedan después de la trilla. Aunque la cáscara se ha eliminado todavía incluyen el salvado y el germen. Los grañones son nutritivos, pero difíciles de masticar por lo que tienen que ser preparados por remojo y cocinar.

Los granos enteros son los granos de cereales en su estado natural, es decir, al igual que el endospermo, que también contienen el salvado y el germen. Como regla general para los diabéticos tipo 2, caen en la categoría de saludables para el consumo.

Los granos refinados son grañones de la que el salvado y el germen se han eliminado por molienda (trituración y cribado). La refinación hace que los granos pierdan gran parte de sus vitaminas y minerales.

El problema con los granos refinados

La harina refinada a partir del cual se hace el pan blanco carece de los altos niveles de vitaminas (especialmente las vitaminas B y E) y minerales que se encuentran en el pan integral. En cuanto a las vitaminas B, 80% de tiamina, 60% de riboflavina y 75% de la niacina se pierden durante el refinado. Además, casi toda la vitamina E se pierde cuando se eliminan el germen de trigo y salvado.

El efecto de la refinación en el contenido mineral de granos utilizados para hacer pan es simplemente devastador. Durante el refinado, aproximadamente el 50% de todo el calcio se pierde. Otras pérdidas incluyen 70% de fósforo, 80% de hierro, 75% de manganeso, 50% de potasio, 65% de cobre, y casi todo el magnesio.

La refinación también tiende a destruir las proteínas en los granos, así como la mitad de los ácidos grasos insaturados. El resultado es que la harina refinada contiene proteínas de pobre calidad y almidón de engorde; además muy pocas vitaminas y minerales.

A veces, la tiamina, riboflavina, niacina, y el hierro pueden ser añadidos luego durante el procesamiento. Pero, como los nutrientes añadidos representan una pequeña fracción de los nutrientes extraídos, los granos refinados son nutricionalmente muy inferiores a los granos enteros. Además no es igual añadir algo a que ese algo esté de manera natural.

La extracción de la fibra y la molienda de los granos finamente también aumenta el valor del índice glucémico, es decir, la glucosa a partir de los granos refinados se digiere más rápidamente en el cuerpo que la glucosa de los granos enteros. Esto significa que el aumento en el azúcar en la sangre que se experimenta después de comer granos refinados es más alto de lo que sería de comer granos integrales.

Los beneficios de los cereales integrales

Comer granos enteros es muy saludable. Aunque los cereales integrales están cargados de hidratos de carbono, en los países en que los cereales integrales son alimentos básicos, la diabetes es mucho menos común que en América del Norte y Europa, principalmente debido al alto contenido de fibra en el salvado de los granos enteros, lo que ralentiza la liberación de glucosa .

Los cereales integrales son excelentes para nuestra salud de muchas otras maneras, gracias a sus altos niveles de vitaminas y minerales. La mayoría de los cereales integrales, como arroz integral y avena, son particularmente ricos en vitaminas del grupo B. Los cereales integrales también tienen una gran cantidad de proteína, hasta 10 gramos en 1/2-taza. Una de estas proteínas es el gluten. El gluten hace masa elástica, lo que ayuda a que se eleve y mantenga su forma. Constituye aproximadamente el 80% de la proteína en las semillas de trigo, que es una de las razones por qué el trigo es popular para hacer pan. También se encuentra en la cebada y el centeno. Por lo tanto no hace falta decir que un diabético tipo 2 debe optar por avena, cereales o pan elaborados con granos enteros en lugar de granos refinados. Las pruebas y estadísticas son irrefutables.

El problema con el pan blanco

El pan blanco está hecho de granos refinados, por lo general el trigo. Sufre de todas las deficiencias asociadas con los granos refinados mencionadas anteriormente. Pero el pan blanco también puede contener toxinas debido a la forma en que se blanquea para producir su color blanco brillante.

La harina utilizada para hacer el pan blanco es químicamente blanqueada, al igual que se blanquea la ropa en la lavadora. Por lo tanto, cuando estás comiendo el pan blanco, también estás comiendo los productos químicos residuales del proceso de blanqueo.

Lo molinos harineros utilizan diferentes blanqueadores químicos, incluyendo cloro, óxidos y peróxidos. Muchos de estos productos químicos destruyen el aceite esencial de germen de trigo que se encuentran incluso en los granos refinados. Algunos de estos agentes de blanqueo se combinan con las proteínas en la harina para producir aloxano, un producto químico que se ha demostrado en pruebas de laboratorio que puede destruir las células beta del páncreas. Las células beta son las células que producen insulina.

Los investigadores saben de la conexión entre aloxano y diabetes desde hace años. De hecho, los científicos que estudian la diabetes suelen utilizar el producto químico para inducir la diabetes en ratas de laboratorio. El hecho de que el aloxano también destruye las células beta del páncreas en humanos no se ha demostrado. Aún así, yo apostaría que el aloxano puede producir una versión de la diabetes tipo 2 en los seres humanos que es muy similar a la diabetes tipo 1, lo cual es mi razón personal por la que evito el pan blanco como la peste.

Los problemas con el pan hecho con harina blanca refinada (nutricionalmente inferior) que ha sido blanqueada se están conociendo y discutiendo a nivel mundial, y los gobiernos están empezando a animar a la gente para cambiar y empezar a comer pan integral.

En Suiza, por ejemplo, la venta de pan blanco se grava. Estos ingresos fiscales se utilizan para subsidiar el precio del pan de trigo integral y así facilitar el paso a la comida saludable.

Evitar el pan blanco parece ser una cuestión bastante inteligente. También se debe evitar el pan integral, que suele ser el pan meramente blanco al que se ha añadido un tinte marrón (generalmente caramelo base). En vez de eso lo mejor es comer pan de trigo, centeno y granos integrales hechos con harina integral.

Otro detalle

Además de todo lo expuesto hay un detalle muy importante que no se puede dejar pasar por debajo de la mesa. El hecho de refinar algo implica reducirlo a una mínima expresión. El sistema digestivo humano no está en capacidad de digerir partículas tan diminutas; ni siquiera los animales pueden hacerlo. Eso quiere decir que estamos comiendo sin alimentarnos y que, además, muchos de esos residuos se están quedando en nuestros intestinos provocando ese abdomen abultado y una serie de enfermedades asociadas al no poder evacuar esos residuos que llevamos por años como pasajeros indeseados.

Recomendamos para la Diabetes:

Retinopatia Diabetica

DESCARGA EL PLAN DE DIETA PARA DIABETICOS

  • Una alimentación equivocada puede tener consecuencias muy negativas en la salud de una persona diabetica
  • Esta guía de dieta elimina el adivinar y te ofrece un plan de comidas espencialmente diseñado para diabeticos

Dejar un comentario:

Dejar un comentario:

Aprende las claves de una dieta Efectiva para la Diabetes*

* Resultados pueden variar

x